RUGBY CHAMPAGNE

Revista / Radio (Jueves, de 22 a 00 por Eco Medios AM 1220)

Ventana de Noviembre – Las fallas otra vez condenaron a Los Pumas

No fue un buen partido de Los Pumas en Lille. Demasiados errores no forzados para tener posibilidades de ganar o estar en partido hasta los minutos finales. En ese contexto y sin lucirse demasiado, Francia hizo un mejor trabajo. Con eso le alcanzó para ganar por 28-13, con mayor actitud y una ligera superioridad en el balance.

Sólo por su mayor contracción en el contacto, con jugadores más rápidos para llegar antes a los rucks y recuperar varias pelotas defensivas, llenó de dudas al elenco argentino, que esta vez no tuvo reacción ni claridad mental para torcer la historia. Con el scrum como karma, cada formación puso en duda la pelea por la posesión, con la consecuencia lógica y negativa de no saber cómo encarar la siguiente acción, con forwards que dudaron para enfocarse en la siguiente pelota. Así, el control fue cada vez menor y la iniciativa quedó para un equipo local sin demasiadas luces.

Entonces, con ese panorama, la primera jugada fue la mejor de la noche. En ese arranque y en sólo un minuto, Los Pumas hilvanaron su mejor acción ofensiva en ochenta minutos. Fue una notable definición de Moyano, luego de una pelota recuperada por Matera y un excelente pase de Jero de la fuente, en lo que fue el contraataque perfecto.

De allí en más, todo fue confuso para Los Pumas. En primera medida por los problemas que dejaba cada scrum, una situación que contrastaba con lo bien que lucía el line-out, la mejor plataforma del equipo. Esos problemas y un mejor ordenamiento francés emparejaron el juego, que se iba a ir al parcial 11-10 para los locales. Dos penales de Serin, un try de Teddy Tohmas y una patada de Sánchez, los tantos.

El segundo tiempo no se vio una buena versión de los argentinos. Sin pelotas de calidad sólo estuvo al frente por un penal de Sánchez, los que serían al final los únicos tantos del equipo en el segundo tiempo. Con muy poco, Francia dominó el juego y convirtió dos tries más, aprovechando los desacoples argentinos. En el primero por un quiebre de Fickou por el medio y el segundo con una distracción en un line propio que aprovechó y apoyó Guirado. Con la desventaja 28-13, no hubo mucho más que hacer, ya que Los Pumas nunca más generaron situaciones claras de peligro, más allá de alguna pelota aérea de Moyano, el mejor del equipo de Ledesma.

Los Pumas se fueron de Francia con más dudas que certezas. Escocia espera al elenco de Ledesma dentro de siete días, en lo que será otra prueba de fuego para un equipo que esta vez dio un paso atrás.

 

Por Hernando De Cillia – Rugby Champagne.

Foto: Gentileza Prensa UAR.

 

Deja una Respuesta