RUGBY CHAMPAGNE

Revista / Radio (Jueves, de 22 a 00 por Eco Medios AM 1220)

ARC 2019 – Brasil se prepara el inicio del torneo

Definir cuál es el verdadero nivel de Brasil es difícil. Un equipo en constante mejoría enfrenta nuevamente el principal torneo del continente, el Americas Rugby Championship, ante equipos que en los papeles son más fuertes que los de amarillo.

Desde que se sumaron a la elite americana, derrotaron a Canadá, Estados Unidos, Chile y en el Sudamericano Seis Naciones a Argentina XV para sorpresivamente quedarse con un título impensado.

El trabajo del entrenador Rodolfo Ambrosio ya lleva cuatro años y la mejora es notoria en el alto rendimiento.

“Somos pocos,” dice el argentino que jugó para Italia en la primer Rugby World Cup en 1987. “Encima se lastimó la rodilla Yann Rossetti el lunes y no lo tendremos por casi un mes”.

Rossett, capitán y hooker del equipo, se rompió un menisco y su equipo perdió un arma clave, a días de comenzar enfrentando justamente a Argentina XV, que buscará recuperar el título continental y vengar aquel 34 a 33 del año pasado.

Con mucho calor y humedad en San Pablo, Ambrosio reconoce que “nos hemos entrenado seriamente. ¿Cómo nos va a ir? No lo sé, estamos desarrollando muchos jugadores. El desafío es seguir mejorando”.

Con un plantel joven, muchos de los jugadores nacieron en 1994, 1995 y 1996, enfrentarán a tres equipos que irán a Rugby World Cup (Estados Unidos, Canadá y Uruguay) y otro (Argentina XV) que confía promover algún jugador hacia Japón, en un torneo que mejora su nivel año a año.

 

Francia 2023

“Estamos trabajando para llegar a Francia 2023, pero no me gusta hablar de ganar partidos porque si para ganar dos partidos tenemos que hacer un juego que no me gusta, no es lo que busco. Prefiero desarrollar un juego, no el resultado. No es el momento de hablar de resultados”, dice.

Y en ese sentido, agrega: “Hemos mejorado mucho en el juego. Los resultados son a veces mentirosos porque a Estados Unidos le podríamos haber ganado el año pasado. Levantamos de 24 a 0 a 24 a 19 y veníamos en levantada y parecía que lo ganábamos, pero una tarjeta roja arruinó esa posibilidad”.

Llegará el momento en que los resultados sean positivos para Brasil. Eso sí, aclara: “Nunca terminamos últimos en el ARC”.

En la ausencia de Rossetti, Brasil tendrá en los veteranos Jardel Vettorato (pilar derecho) y los hermanos Moisés y Lucas Duque, ambos con más de una década defendiendo a su país, como experimentados.

 

ARC, clave para motivar al jugador

En ese sentido, “lo más importante del ARC es la motivación que creó en el jugador brasilero por tener algo para jugar, algo por qué preparase. Se entrenan para jugar a algo”.

Sobre sus rivales, el experimentado entrenador dice: “Argentina XV, nuestro primer rival el sábado 2, es siempre Argentina. El peor error es subestimarlos. Tendremos un largo viaje para enfrentarlos. Luego viene Canadá a Brasil, que traerá el empuje de haber clasificado a Rugby World Cup 2019”.

Tras una semana de descanso, Os Tupis viajarán a Austin Texas para jugar con Estados Unidos. “Es el equipo más completo, el candidato. Su liga profesional ha sido muy positiva para ellos”.

Desde Austin, el siguiente destino será San Pablo, donde probablemente se defina el último puesto con Chile. “Ellos tienen en Pablo Lemoine un nuevo coach y eso indudablemente genera un buen impulso para cualquier equipo”.

El ARC 2019 terminará en Montevideo cuando Teros y Tupis cierren el torneo el 9 de marzo. “Uruguay está pasando por un buen momento, es un equipo sólido, que está trabajando bien”.

Antes de cerrar, destaca dos cosas; la primera es que “la diferencia con los otros equipos se acortó, pero estamos un escalón abajo junto a Chile. No reconocer eso, es mentirnos”.

Y termina diciendo que “Brasil ha demostrado que puede batallar, que pelea. Si nos caemos, es falta de experiencia, de competencia local. Pero siempre vamos a salir a batallar; no se puede subestimar a Brasil. Ya nadie viene a ganarnos por setenta”.

 

Fuente y Foto: Prensa Sudamérica Rugby.

Deja una Respuesta