RUGBY CHAMPAGNE

Revista / Radio (Jueves, de 22 a 00 por Eco Medios AM 1220)

Seis Naciones – Gales se consagró campeón del torneo

Los Dragones Rojos jugaron un partido perfecto ante Irlanda, otro de los contendientes, y lo venció por 25 a 7 en la última fecha del torneo para cerrar un Seis Naciones brillante.

 

El partido definitorio del Seis Naciones, Gale e Irlanda definían posiblemente al campeón, aunque un triunfo verde le daba la oportunidad a Inglaterra, eso nunca sucedió. Los gladiadores galeses demostraron desde el minuto 1 que ésta iba a ser su tarde y nada ni nadie se los iba a poder impedir.

Apenas comenzado el partido, Gareth Anscombe superó a toda la defensa irlandesa con un kick inmejorable, justo al lugar donde Hadleigh Parkes lanzó su carrera y el centro sólo necesitó capturar la pelota y dejarse caer dentro del ingoal para la primera diferencia.

Luego una lesión marcó un cambio importante en el partido, George North se retiró y en su lugar ingresó Dan Biggar. Toda la experiencia del histórico jugador galés se notó en cancha en cada ataque de gales. Sin embargo, la estrella de la tarde fue la defensa de los dragones rojos. No sólo dejaron detuvieron cada ataque irlandés, sino que provocaron una enormidad de pelotas recuperadas y errores en el rival, potenciados por la incesante lluvia en el Principality Stadium.

Irlanda, que llegó a la última fecha con una media de 6.5 penales cometidos por partido, finalizó los primeros 40 minutos con ocho, tres de ellos traducidos en puntos para Gales por la impecable e infalible pegada de Anscombe para cerrar la etapa 16-0.

El segundo tiempo inició con un equipo irlandés necesitado y urgido por el resultado, pero el temblé de los Dragones Rojos les permitió dominar el partido en todas sus facetas. Cuando la pelota la tenía Irlanda, las figuras de Josh Navidi, Alun Wyn Jones y Justin Tipuric emergieron como grandes barreras que Irlanda no pudo atravesar. Además la pareja de medios que tanto resultado les ha dado, Conor Murray y Jonathan Sexton simplemente tuvo una jornada olvidable. Y cuando Gales pisó terreno rival, volvió con puntos siempre, Anscombe terminó con un 7/7 perfecto a los palos y llegó a estirar la diferencia a un 25-0.

Con el partido definido y el campeonato prácticamente en manos de Gales, Irlanda lo fue a buscar y durante unos buenos quince minutos se enfrentó a una manada de lobos defendiendo su territorio con uñas y dientes. En más de una oportunidad lograron detener los avances de Irlanda, pero a los ochenta minutos llegó el try del honor, por intermedio de Jordan Larmour, que con la conversión de Jack Carty selló el 25-7 final.

Gales lo logró, se consagró en el Seis Naciones y fue un campeonato absolutamente merecido. La mejor defensa del torneo, combinada con un orden de juego inalterable fueron una combinación letal y las inapelables victorias conseguidas ante cada uno de los rivales del torneo les dan el Grand Slam y la Triple corona y los definen como merecidos campeones. El nivel de los Dragones Rojos es de temer y se perfilan como el equipo que llevará la bandera europea y será la gran esperanza norteña en el Mundial.

 

Foto: Gentileza Seis Naciones.

 

Deja una Respuesta